John Philip Sousa: “The March King”

Hoy, 4 de julio y coincidiendo con la fiesta de la Independence Day de Estados Unidos, vamos a conocer a uno de los compositores norteamericanos más influyentes, pero también de los más desconocidos por el público en general. Conocemos su música pero no la identificamos con su nombre.

John Philip Sousa (1854-1932) fue un compositor y director de banda norteamericano de finales de la era romántica, conocido principalmente por las marchas militares estadounidenses. Es conocido como “The March King” o “American March King”, para distinguirlo de su homólogo británico Kenneth J. Alford, que también es conocido como “The March King”. Entre sus marchas más conocidas se encuentran “The Stars and Stripes Forever” (Marcha Nacional de los Estados Unidos de América), “Semper Fidelis” (marcha oficial del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos), “The Liberty Bell”, “The Thunderer” y “The Washington Post”. Sousa comenzó su carrera tocando el violín y estudiando teoría y composición musical con John Esputa y George Felix Benkert. Su padre lo alistó en la United States Marine Band como aprendiz en 1868. Dejó la banda en 1875 y aprendió a dirigir. Desde 1880 y hasta su muerte, se centró exclusivamente en dirigir y componer música. Primero se unió a la Marine Band y sirvió allí durante 12 años como director (1880 a 1892), después de lo cual organizó su propia banda. Sousa ayudó en el desarrollo del sousaphone, un gran instrumento de metal similar al helicón y la tuba. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, Sousa recibió una comisión de guerra del teniente comandante para dirigir la Banda de la Reserva Naval en Illinois. Luego regresó para dirigir la Banda de Sousa hasta su muerte en 1932. (En la década de 1920, fue ascendido al rango permanente de teniente comandante en la reserva naval, pero nunca volvió a ver el servicio activo).

THE STARS AND STRIPES FOREVER

Desde su estreno en Filadelfia el 14 de mayo de 1897, “The Stars and Stripes Forever” se ha asegurado fácilmente su lugar como la marcha más popular y ampliamente reconocida de todos los tiempos. Durante más de un siglo, ha capturado el espíritu del patriotismo estadounidense tal vez mejor que cualquier otra composición. Durante el apogeo de la Banda de Sousa, la marcha se realizó como un bis al final de casi todos los conciertos. El público esperaba, y a veces incluso exigió escuchar la pieza y, finalmente, comenzó a detenerse al reconocer sus barras de apertura como si fuera el himno nacional. Por ley del Congreso, “Las barras y estrellas para siempre” se convirtió en la marcha nacional de Estados Unidos en 1987.

THE WASHINGTON POST

Durante la década de 1880, varios periódicos de Washington DC compitieron vigorosamente por el favor del público. Uno de ellos, el Washington Post, organizó lo que se conocía como la Asociación de Autores Aficionados del Washington Post y patrocinó un concurso para escolares. Frank Hatton y Beriah Wilkins, dueños del periódico, le pidieron a Sousa, entonces líder de la Marine Band, que compusiera una marcha para la ceremonia de premiación. La ceremonia se celebró en los terrenos del Smithsonian el 15 de junio de 1889. El presidente Harrison y otros dignatarios se encontraban entre la gran multitud. Cuando Sousa y la Marine Band tocaron la nueva marcha, fue recibida con entusiasmo, y en pocos días se hizo excepcionalmente popular en Washington.

THE THUNDERER

La marcha “The Thunderer” se dedicó a la Comandancia Nº 2 de Columbia, Caballeros Templarios, de Washington, D.C., y se compuso con motivo del Vigésimo cuarto Cónclave Trienal del Gran Campamento. El cónclave se celebró en octubre de 1889 y fue patrocinado por la Comandancia Nº 2. de Columbia. Sousa había sido “nombrado” en esa organización tres años antes.

HANDS ACROSS THE SEA

La marcha no se dirigió a ninguna nación en particular, sino a todos los amigos de Estados Unidos en el extranjero. Se ha sugerido que Sousa se inspiró en un incidente en la Guerra Hispanoamericana, en la que el Capitán Chichester de la Armada Británica acudió al apoyo del Almirante Dewey en la Bahía de Manila. Una segunda fuente (y más probable) es una línea de Frere, que se imprimió en la portada de la partitura: “Un pensamiento repentino me golpea, juremos una amistad eterna”.

SOUND OFF ALERT

Esta es una hermosa marcha poco conocida de John Philip Sousa, en la que la sección de percusión cobra de una gran importancia. Escucha más música de Sousa en el canal de YouTube de la U.S. Marine Band: https://www.youtube.com/channel/UCz5tb1Fd8y_zHsrFRzOSYNw

#sousa #starsandstripes #themarchking